El Hacklab Pica Pica es un colectivo ecohacker. Trabajamos (o no) con software libre, en la reutilización y bricolaje electrónico, fomentando el autoaprendizaje, el conocimiento libre, y la autogestión tecnológica a modo de combatir la obsolescencia programada, la tecnocracia capitalista anti-ecológica, y el recorte del libre acceso al conocimiento compartido y otras libertades. Estamos abiertas a propuestas, colaboraciones y proyectos en estas líneas.

El parlamento asturiano vota mayoritariamente Sí al software libre

Hoy viernes 8 de febrero de 2019 el parlamento asturiano ha votado mayoritariamente Sí a la propuesta parlamentaria de fomento del software libre promovida por Pica Pica HackLab ( www.picahack.org ). Han votado a favor (por orden alfabético) Ciudadanos, FAC, IU, PP y Podemos, a quienes agradecemos sinceramente su apoyo, mientras PSOE votó en contra. El texto ha sido aprobado sin modificaciones, tal como fue propuesto y puede leerse aquí. Es un hito en la historia de promoción del software libre en Asturias y en España, al ser el primer parlamento español en apoyar la campaña internacional "¡Dinero Público, Código público!" ( publiccode.eu/es/ ). Pica Pica HackLab ( www.picahack.org ), como promotor en España de ésta y otras campañas internacionales de informática libre, estamos muy contentos del resultado después de un año y medio de muchas reuniones con todos los grupos políticos del parlamento asturiano.

El software libre es una cuestión transversal y de interés general, como demuestra el abanico de partidos políticos que han apoyado la propuesta parlamentaria. Las ventajas del software libre, que van desde la seguridad (permitir realizar auditorías de seguridad, algo imposible con el software no libre) hasta el económico (dado que el software libre se define por impedir que el vendedor bloquee el código y por tanto el fenómeno del "cliente cautivo" o "consumidor cautivo" que lastra el buen funcionamiento de la administración y la eficiencia del gasto debido a la costosa dependencia obligada respecto a una única empresa que concentra un gran poder en situación de monopolio), han sido razones fundamentales para el apoyo de la propuesta parlamentaria y para promover ahora su materialización práctica. Ninguna empresa es excluida por incluir la condición de ser software libre en las licitaciones y concursos públicos, y permite avanzar de una economía basada en la compra como fin último a una economía basado en servicios que satisfacen a empresas y administraciones, puesto que el software libre permite que si la empresa ganadora del concurso o licitación no presta un buen servicio cualquier otra empresa pueda tomar el relevo sin ninguna dificultad, lo cual no pasa con el software no libre actualmente usado en el que tras la compra personas y administraciones pública quedan encadenados de por vida como "clientes cautivos" a la empresa que en régimen de monopolio vende el software. El software libre, cuya historia se remonta al propio comienzo de la informática personal hace 35 años, ofrece actualmente alternativas maduras y profesionales en la gran mayoría de los ámbitos informáticos, siendo la elección de preferencia en muchas aplicaciones en las cuales la estabilidad y la seguridad son críticos. Un gran número de empresas ejemplifican el gran poder del software libre en el mundo empresarial, además la fiabilidad y robustez del software libre se demuestra por su predominio en sectores donde los aspectos técnicos predominan: desde el acelerador de partículas europeo hasta la propia infraestructura de Internet.

La proposición parlamentaria aprobado supone el apoyo del parlamento asturiano a la campaña internacional "¡Dinero Público, Código público!" ( publiccode.eu/es/ ) y en línea con ello la inclusión en los pliegos públicos de que el software desarrollado para el sector público y/o costeado con recursos públicos deba estar disponible públicamente con una licencia de software libre, y promover activamente la adopción de software libre y formatos libres en toda la administración pública mediante la redacción, aprobación y ejecución efectiva de un plan de promoción y adopción que tenga en cuenta la formación del personal y auditorías de seguimiento de su implantación.

Pica Pica HackLab ( www.picahack.org ) somos un activo grupo de promoción de la informática libre. Entre nuestros logros está el primer FLISOL de Europa, el único evento de celebración del 30 cumpleaños del software libre de España, la primera conferencia de Richard Stallman en Oviedo (y también la segunda), y ser la única sede de FLISOL del planeta que ha sido siempre 100% software libre a lo largo de los años (ininterrumpidamente desde 2010), lo que nos ha consolidado como referencia en España en materia de difusión y promoción de software libre, y reconocido a escala internacional.

PDF oficial: http://anleo.jgpa.es:8080/documentos/Diarios/PDF/10J207.pdf

Texto oficial (solo añadimos nombre y partido político para facilitar vuestra lectura):

El señor Enrique López Hernández [Podemos]: Buenos días.

Lo primero, quiero saludar a las compañeras y compañeros del colectivo Pica Pica HackLab, que están en una sala anexa, no pudieron acceder hoy aquí como hubiera correspondido, como nos hubiera gustado, a la tribuna, porque ellos tienen una responsabilidad importante en la presentación de esta iniciativa.

Es una iniciativa conjunta que plantean cuatro de los seis Grupos de la Cámara. Podemos plantea en su programa una posición clara sobre el software libre en la Administración asturiana.

La medida denominada software libre para una Administración abierta, segura y accesible recoge la implementación de un plan estratégico de migración hacia herramientas de software libre y datos abiertos, con un objetivo: el de sustituir herramientas propietarias siempre que sea posible y lograr un control real de la tecnología utilizada en la Administración para el manejo de los datos, implantando herramientas de software libre en las Administraciones públicas, acompañadas de un programa de capacitación de los empleados públicos en el manejo de las nuevas herramientas; generalizado también el uso de formatos abiertos en la gestión pública y con el compromiso de fomentar el tejido social y productivo del sector rico en innovación y creación de empleo; apostando por la seguridad informática, como no puede ser otra forma, y la privacidad como un derecho integral del siglo XXI. Y todo ello, en el marco de un principio de utilidad pública al servicio del interés general que debe primar en la acción de las Administraciones públicas y de los Gobiernos.

El movimiento de la informática libre promueve que los programas o aplicaciones informáticas, es decir, el software, puedan ser usados, modificados y compartidos por todas las personas por razones de interés público general, denominándose "software libre" a aquel cuya licencia asegura esto y "software privativo" al que no.

Cabe subrayar que se trata, y así se dice en la exposición de motivos, del mismo principio de interés general de las instituciones estatales y Administraciones públicas; por tanto, se persigue el mismo objetivo, mutuamente compartido, y en consecuencia el Estado y las Administraciones públicas entendemos que deberían apoyar firmemente el software libre.

Esta es la síntesis del sentido de esta iniciativa parlamentaria, ya digo, que suscribimos cuatro de los seis Grupos de esta Cámara parlamentaria. Una proposición no de ley que plantea tres medidas concretas:

La primera, que esta Junta General apoye y se compromete con la campaña internacional "Dinero público, código público". Por medio de esta campaña, que es una campaña mundial, se intenta concienciar a las Administraciones públicas de la importancia de la ética, la gestión de los caudales públicos y la generación de código. Se pretende una legislación que regule que el software financiado públicamente por sector público se haga público como software libre o de código abierto. Si es dinero público, el código debe ser público.

La segunda de las medidas de la iniciativa que sometemos a la aprobación de esta Junta General concreta esta idea, planteando que todo el software desarrollado por el sector público y/o costeado con recursos públicos deba estar disponible públicamente bajo una licencia de software libre, adquiriendo el compromiso de promover y aprobar el correspondiente cambio legislativo para garantizarlo. Y aquí debe venir el compromiso del Gobierno.

Y la tercera, y no menos importante, determina que se promueva activamente por el Gobierno asturiano la adopción de software libre y formatos libres en toda la Administración pública asturiana, mediante la redacción, aprobación y ejecución efectiva de un plan de promoción y adopción que tenga en cuenta la formación de personal y auditorías de seguimiento de su implantación.

Tres medidas son que la inversión en software de recursos públicos y de dinero público revierta en el interés general y se garantice que esa reversión no llegue solamente a las compañías o no llegue a las compañías multinacionales de la informática, que convierten a las Administraciones públicas, y también a esta Administración asturiana, en cautivas de patentes y desarrollos de aplicaciones informáticas, algo que genera desembolsos de muchos millones de euros del presupuesto público anual. Millones de euros, porque el vendedor en este caso es quien fija los precios para imponer su producto privativo y de propiedad exclusiva de la compañía.

Software libre no implica software gratuito, pero su implantación posibilita productos seguros, abiertos, accesibles y fiables que no tienen nada que envidiar a los programas de código cerrado. Y los posibilita, en todo caso, a un precio razonable y con unas posibilidades de desarrollo propio que las Administraciones públicas deben aprovechar, porque significa una mejor gestión con el poder del desarrollo propio, orientado a la búsqueda del interés general y no sometido a condicionamientos comerciales de otro tipo.

Muchas son las Administraciones, las ciudades, comunidades o estados de España, de Europa, de otros lugares que utilizan hoy software libre sin ningún tipo de problema. Es necesario que los programas o aplicaciones informáticas utilizados en el sector público puedan ser usados, modificados y compartidos por todas las personas por razones de interés público general.

El objetivo que perseguimos es que se contemple ese interés general para apoyar firmemente el software libre desde la Administración y el Gobierno asturianos. No solamente se preservaría el interés general con la implementación de sistemas de código abierto en las aplicaciones informáticas de las Administraciones públicas, sino que también se ahorraría, como ya dijimos antes, mucho dinero público, porque es mucho el dinero que se destina a la compra, mantenimiento, actualizaciones y desarrollo de las herramientas de software en la Administración asturiana.

Ojeemos los presupuestos y veamos la letra pequeña para saber de qué entidad de fondos públicos estamos hablando dirigidos a estas aplicaciones privativas, donde el vendedor es quien pone los precios de forma unilateral. Un dinero, un ahorro de dinero público que bien podría destinarse, y no es hacer demagogia, a cualquiera de las necesidades múltiples que se tienen ahora mismo en cuestiones básicas como los servicios sociales, la sanidad, las infraestructuras o el 0 a 3.

Cuatro de los seis Grupos Parlamentarios de la Cámara coinciden en la oportunidad, en la necesidad de adoptar ya estas medidas, porque el horizonte inmediato pasa necesariamente por aquí. Llamamos al Partido Socialista y al Partido Popular a apoyar esta proposición no de ley para dar un impulso a una gestión informática diferente en la Administración asturiana, abierta, accesible y de futuro: "Dinero público, código público".

El señor Presidente (Pedro Sanjurjo González): Gracias, señor López.

Seguidamente, tiene la palabra el Grupo Ciudadanos.

El señor Armando Fernández Bartolomé [Ciudadanos]: Gracias, señor Presidente.

Señorías:

No voy a insistir en los argumentos que el señor López ha dado, con los cuales básicamente estamos de acuerdo. Tampoco vamos a ocultar que el desarrollo de todas estas iniciativas es complejo desde un punto de vista legal, porque nos estamos enfrentando a realidades nuevas. Pero lo que ha animado a mi Grupo a apoyar esta iniciativa precisamente son los desafíos que plantea y que es necesario abordar no ya en esta Cámara, me temo, sino a nivel español e iba a decir casi, incluso, a nivel planetario: cómo vamos a gestionar el conocimiento en los próximos años y en las próximas décadas.

Me parece que esto tiene poco que ver con el neoliberalismo —espero no defraudarles—, más bien todo lo contrario. Miren, el problema con el que nos enfrentamos ahora, efectivamente, y no solamente en este ámbito sino, por ejemplo, también en el ámbito de la investigación científica o en el ámbito del uso de las nuevas tecnologías, es que los intereses públicos, los intereses generales no pueden quedar atrás, porque, utilizando el parangón con el ámbito médico, naturalmente las compañías farmacéuticas, si tienen exclusivamente el monopolio del interés en el ámbito de la investigación, seguramente el interés económico será el único factor que tengan en cuenta y no otros que sí podría tener la investigación pública. Naturalmente, la cuestión no es, en términos disyuntivos, o investigación privada o investigación pública, sino ámbitos de colaboración y ámbitos intermedios, y este es un caso también evidente.

Aquí de lo que estamos hablando, como bien dijo el señor López, es de que las Administraciones públicas vayan progresivamente planteándose que el software libre no solamente es más seguro, sino que es conocimiento compartido. ¿Se acuerdan ustedes de cuando se publicó el genoma humano, en el año 2001?, ¿qué hubiera pasado si no se hubiera utilizado la publicación en internet del genoma y una compañía privada lo hubiera podido patentar?

En estos momentos, en los sistemas educativos se está implementando de manera decidida —y, por cierto, en España vamos con un cierto retraso— el que los alumnos, aparte de aprender otras lenguas, aprendan el lenguaje de la programación. ¿Por qué? Porque es el instrumento de futuro. La dependencia en patentes, la dependencia en innovación, también en los ámbitos informáticos, nos van a hacer a las Administraciones y nos van a hacer a los países cautivos de intereses. Y de lo que se trata básicamente es de que el código abierto, como bien se explicó aquí antes, el software libre, permite el que haya una inteligencia colectiva, el que pasen a ser patrimonio público instrumentos básicos de organización. Porque, que nadie se engañe, básicamente la comunicación, ya ahora en estos momentos y en el futuro, y la base operacional de prácticamente todas las actividades humanas se van a mover en este ámbito digital y en este ámbito informático.

Por tanto, nosotros, ante los desafíos éticos y especialmente políticos que plantea el uso de estas nuevas tecnologías, vemos importante esta iniciativa, y concluyo, precisamente porque ponga el interés general en el centro de determinadas políticas que hay que preservar, precisamente, señora Vega, para acabar con monopolios. Usted lo que no dijo antes —y no quiero volver a la discusión anterior— es que lo que permiten los datos, lo que permiten los conocimientos, es adaptar los dineros que se gastan a la consecución de objetivos para acabar con monopolios, para acabar con monopolios, que también los hay en el ámbito de la formación, como los hay también en el mundo de la informática.

Repito, más allá de las concreciones, vamos a apoyar esta iniciativa porque nos parece que este es un tema extraordinariamente relevante y, por cierto, que ocupa poco interés en la política diaria, lo mismo que todo el tema que tiene que ver con la venta de datos por parte de Facebook, por parte de las redes sociales, que hay que entrar a legislar cuanto antes porque suponen una amenaza muy importante para los sistemas democráticos y para el conocimiento humano, porque quien controle los datos y quien controle el conocimiento tendrá, por supuesto, el futuro del poder político.

El señor Presidente: Gracias, señor Fernández Bartolomé.

Foro Asturias tiene la palabra.

La señora Carmen Fernández Gómez [FAC]: Gracias, Presidente.

Buenos días de nuevo, Señorías.

Voy a ser breve.

El tema del software libre no es nuevo, es un tema que existe desde hace más de treinta años, que tuvo su boom en un pasado bastante reciente en las Administraciones públicas y que luego se desinfló. Y probablemente fue así porque el foco estaba puesto en las herramientas ofimáticas y, en la práctica, esto genera problemas de resistencia al cambio, al pasar de unas herramientas del día a día a otras, sumado al hecho de que la ventaja coste muchas veces no se cumple por el pago por servicio, consultoría o mantenimiento que necesitan según qué herramientas informáticas.

No obstante, en pleno auge de la transformación digital de la Administración pública, cada vez se hace más necesaria la licitación de herramientas informáticas avanzadas aplicadas a diversos ámbitos. Normalmente, son licitaciones de suministro y por mantenimiento de equis años.

Es una obligación plantear soluciones de software libre para, por un lado, evitar ser cliente cautivo, como ya se ha dicho aquí, de las soluciones de una compañía, y, por otro, aumentar el acceso de pequeñas empresas a este tipo de contratos, así como aumentar la capacidad de implantar mejoras e innovaciones y realmente mantener la Administración como tractora de la buena implantación tecnológica.

A propósito, hemos pasado por unos años en los que la Administración ha devaluado el sector digital, en el sentido de que es el primer sector demandante y, sin embargo, el criterio de oferta económica ha imperado en los procesos de licitación, generando un sector tecnológico low cost al calor de una mala tracción por parte de la Administración.

Por ello, esperamos que con esta propuesta la Administración asturiana incluya en sus objetivos la incorporación de software libre de manera progresiva.

Vamos a votar a favor.

El señor Presidente: Gracias, señora Fernández Gómez.

Tiene la palabra Izquierda Unida.

La señora Concha Masa Noceda [IU]: Gracias, señor Presidente.

Buenos días, Señorías.

En primer lugar, quiero agradecer a la asociación Pica Pica que nos haya animado a presentar esta iniciativa, que la hayan impulsado, que nos ha parecido muy interesante, y especialmente a Marcos, una de las personas que han estado más en contacto con nosotros y que, además, fue alumno mío.

Bien, a estas alturas ya, con las intervenciones del resto de los Grupos Parlamentarios que hemos suscrito esta iniciativa, me parece que ya están bastante claras las ventajas y el interés de que se implante el software libre en la Administración del Principado de Asturias, como se plantea en la iniciativa, así como en todos los organismos y empresas dependientes de esta Administración.

Esta iniciativa tampoco consideramos que sea ninguna aventura, la verdad es que no es una cuestión muy novedosa, puesto que ya se ha implantado en otras instancias. De hecho, por ejemplo, en la Universidad de Oviedo figura nada menos que en sus estatutos: en la disposición adicional sexta, aparece el interés de ir promoviendo el software libre en la propia Universidad. Y, en lo que se refiere a las comunidades autónomas, hay precedentes que ya lo implementaron desde hace muchos años: creo que la comunidad pionera fue Extremadura, que lo puso en marcha ya hace años por medio de la Consejería de Comercio, Industria e Innovación; después, la siguió Andalucía y, más tarde, la Comunidad Valenciana, Madrid, Galicia, Cataluña... Que yo sepa, ya en muchas comunidades se ha ido implantando. Por lo tanto, digo, una aventura no sería si se decidiese hacer también en el Principado de Asturias, puesto que basta observar cómo se ha hecho en otras comunidades autónomas, cómo se ha seguido el proceso, y también las ventajas e inconvenientes que ha podido tener esta iniciativa.

Cuando hablamos de ventajas, no quiero referirme y quiero puntualizar un poco que no hay que tener en cuenta solamente el ahorro económico. El ahorro económico puede ser una de las ventajas, pero yo creo que en ese sentido hay que ser prudentes y habría que echar unas cuantas cuentas, porque software libre no quiere decir que sea gratuito y probablemente, en una primera instancia, para su implementación requiriese tiempo e inversiones, incluso quizás en aparatos, para adecuarlo a su funcionamiento adecuado.

Las ventajas hay que buscarlas más bien a medio y largo plazo, y quería hablar de algunas de las ventajas que ya se han puesto de manifiesto aquí.

En primer lugar, sí estoy completamente de acuerdo con el Grupo Ciudadanos, que lo plantea software libre como un patrimonio de la humanidad. Yo también creo que debe ser considerado patrimonio de la humanidad, así como son patrimonio de la humanidad, por ejemplo, un teorema matemático o unos resultados de una investigación científica en general, porque pone a disposición de todo el mundo, en principio, a disposición de todos los usuarios un avance, unos resultados fruto de la investigación, del trabajo de científicos, de informáticos, de ingenieros, etcétera, que puede ser muy útil porque permite modificar, adaptar la informática, permite utilizarla de una forma más directa y adaptarla a las necesidades de cada uno de los usuarios. Yo creo que eso es una cuestión de fondo, que, bueno, no vamos a desarrollar mucho, pero sí me parece muy importante tenerla en cuenta.

No estoy tan de acuerdo, sin embargo, en que no tenga relación con el liberalismo, porque efectivamente otra de las ventajas que le vemos al software libre es evitar monopolios y, ahora mismo, en cuestiones de software y en general en cuestiones informáticas, los monopolios están dominando de una manera tremenda.

Quería recordar, para que no parezca que es una invención mía, por supuesto, quería destacar y leer literalmente unas palabras de Emilio Ontiveros, un economista muy reconocido, profesor de la Universidad Autónoma de Madrid, que dice: "El excesivo poder del mercado es otra forma inquietante de la creciente desigualdad de oportunidades que está minando los fundamentos del sistema económico. Los Gobiernos han de prestar especial atención a la deriva monopolista en la medida en que sus implicaciones afectan al bienestar general y a la necesaria eficacia en la asignación de recursos en cualquier economía". Y así, varias frases que él publica en sus artículos.

Bueno, pero por otra parte también coincidimos en que es ideal para la Administración, puesto que le proporciona una cierta independencia tecnológica. También, que es más seguro, porque el código fuente se puede auditar, para eso desde luego sería fundamental que el código fuente sea abierto.

Y, por último, quería destacar también el papel que la puesta en marcha de esta iniciativa podría tener en la creación de empleo, ya que una comunidad autónoma tan necesitada de creación de empleo creo que no debe despreciar ninguna de las oportunidades, y esta es una cuestión en la que sí podrían trabajar muchas personas relacionadas con el mundo de la informática, muchas personas, asturianas y asturianos, que están preparadas suficientemente para ello en una en una comunidad, como digo, que además dispone de personas tituladas, tanto a nivel universitario —tenemos dos grados universitarios directamente relacionados con la informática— como también, en un grado medio, digamos, titulaciones de FP.

O sea, que creo que razones tenemos más que de sobra para impulsar esta iniciativa, para convencer al Gobierno de que la ponga en marcha. Y, bueno, esperamos que dé sus resultados, si no de inmediato, a corto y medio plazo.

Muchas gracias.

El señor Presidente: Gracias, señora Masa.

A continuación, tiene la palabra el Grupo Parlamentario Popular.

La señora Gloria García Fernández [PP]: Muchas gracias, señor Presidente.

Nosotros estamos de acuerdo con esta PNL propuesta porque consideramos que el software libre, entre otras cosas, impide la aparición y el mantenimiento de los llamados "clientes cautivos", porque que ofrece alternativas en la gran mayoría de los ámbitos informáticos, permite colaboración entre Administraciones sin discriminaciones tecnológicas y garantiza la accesibilidad a la información, a la vez que, como bien decía la señora Masa, fomenta la creación de empleo local y el desarrollo de un sector informático regional propio e independiente de multinacionales y de empresas extranjeras de informática.

Por lo tanto, vamos a apoyar esta proposición.

Gracias.

El señor Presidente: Gracias, señora García

Finalmente, tiene la palabra del Grupo Socialista.

La señora Margarita Vega González [PSOE]: Gracias, señor Presidente.

Buenos días de nuevo, Señorías.

Miren, la Administración pública del Principado de Asturias opera ya con software libre en múltiples y diversas áreas de su actividad, primera de las cuestiones que deberíamos tener claras, que deberíamos conocer. Cosa distinta es que, tal como reza su proposición no de ley, deba generalizarse y obligatoriamente deba incluirse en los pliegos para la adquisición de productos y servicios informáticos y de desarrollo de software, que todos ellos, todos ellos, repito, estén disponibles bajo una licencia de software libre y formatos libres.

Vamos a ver, esta es una cuestión muy muy técnica, nada sentimental, cero sentimental. Hay que alejar ensoñaciones y romanticismos de este asunto. Software libre suena muy bien; así de entrada, a simple vista, parecería de idiotas no acudir a esa posibilidad, combatiendo de paso el monopolístico poder de las multinacionales que comercian con productos de informática. Esa es, más o menos, su argumentación. Lo que pasa es que no pasa de ser una soflama.

Hay otras cuestiones que conviene conocer. El asunto no es tan simple, casi nunca lo es.

Primero, software libre —ya se ha dicho aquí— no equivale a software gratuito, porque no se trata únicamente de acceder al código fuente, que por supuesto, sino de la garantía del soporte en su evolución y mantenimiento futuros. Hay que diferenciar, pues, entre software de código libre y software libre con soporte.

Segunda cuestión. De hecho, gran parte del software que utiliza el Principado de Asturias es software libre, pero no software gratuito, porque necesita ese soporte posterior.

Y llegados a este punto tendríamos que explicar cómo opera, por tanto, el Principado de Asturias en relación con este asunto. Pues miren, combina los tres modelos posibles y disponibles: el software de código libre, el software libre no gratuito, es decir, con soporte, y también las licencias, es decir, los productos en propiedad. Y lo hace en todos los niveles: en los sistemas operativos, en las bases de datos, en las aplicaciones, etcétera, etcétera. Tenemos un listado exhaustivo a disposición de ustedes, que nos ha proporcionado la Administración, por si alguien quiere consultado, yo lógicamente no voy a leerlo de esa manera exhaustiva, aunque hay toda una serie de ejemplos de productos de código libre en todos los niveles, incluidos los entornos de desarrollo propio que se han puesto a disposición de la Comunidad.

Las aplicaciones concretas que cuelgan de estas plataformas de software libre, que, repito, se han extendido en el Principado de Asturias, las tenemos en todos los ámbitos de la Administración. Van ahí algunos ejemplos: en la Consejería de Educación y Cultura están el GPEP o el Sauce, bastante conocidos por todos; en la Consejería de Hacienda, el Geper, de Personal de la Administración pública, también un programa muy importante; en la de Desarrollo Rural y Recursos Naturales está el denominado PACA. Todos ellos, de desarrollo propio o código libre. Y hay muchísimos más, muchísimos más.

¿Qué factores influyen, por tanto, en la elección de la fórmula para la compra de software en el Principado de Asturias? Pues miren, influye la complejidad del proyecto, incluye la continuidad o no que se vaya a querer dar a ese servicio, el impacto que pueda tener la pérdida de dicho servicio, los usuarios que lo utilizan, los posibles cambios normativos, el volumen y la naturaleza de los datos que manejan, la formación del personal técnico responsable.

¿Cuándo se acude, por tanto, a licencias? Pues se acude en las aplicaciones críticas o de enorme complejidad, porque las empresas especializadas ofrecen, en tiempo y forma, todos los cambios posibles que se puedan producir, tanto normativos como tecnológicos, como funcionales, y la empresa es responsable de mantener y desarrollar ese producto, así como de realizar las personalizaciones que se le hayan exigido en los pliegos de condiciones técnicas.

Para otros menos críticos, y cuyo mantenimiento puede asumir el personal de la DGTIC (de la Dirección General de Tecnologías de la Información y las Comunicaciones), se acude a software libre, de forma además obligatoria: están el Spring Boot, el Angular, el Liferay..., es decir, una serie de plataformas que son de obligado uso en el Principado de Asturias y de las que se cuelgan, o se desarrollan a partir de ellas, aplicaciones, que se ofrecen además a otras Administraciones.

Pero, miren, Señorías, se han contrastado también diferentes experiencias fallidas en el uso del software libre, tanto en nuestra Comunidad Autónoma, el framework, como en otras comunidades autónoma, por ejemplo, el Linux desarrollado en Extremadura y que han adoptado otra serie de comunidades autónomas, porque se revelaron con el tiempo como poco eficaces y con insuficientes garantías, después de haber utilizado ingentes cantidades de recursos en los desarrollos correspondientes.

Y esas trayectorias negativas, esas experiencias reales son las que desaconsejan el uso del software de código libre en todos, en todos, es lo que he recalcado en toda mi intervención, los niveles de adquisición o desarrollo de aplicaciones. Y, como en absoluto se descarta el uso de software libre, puesto que ya se está realizando, como les digo, debería posibilitarse que la DGTIC decida en cada proyecto el modelo más conveniente de despliegue de la solución software; poder adoptar para cada proyecto la solución técnica más razonable en términos de sostenibilidad futura, teniendo en cuenta el coste de las licencias. Debemos confiar, Señorías, conferir a nuestros técnicos un margen de confianza; son especialistas, no lo olvidemos.

No podemos, por ello, estar de acuerdo con esta proposición no de ley, no porque estemos en contra del software libre, ni muchísimo menos, sino en los términos estrictos en los que se plantea para obligar a que en todos los casos se utilice este tipo de mecanismo.

Muchas gracias.

El señor Presidente: Gracias, señora Vega.

Señorías, concluido el debate, procedemos a la votación.

Comienza la votación. (Pausa.)

¿Resultado?

El señor Secretario Primero (Pedro Leal Llaneza): 42 votos emitidos; 31 a favor, 11 en contra y ninguna abstención.

El señor Presidente: Por el resultado indicado, queda aprobada la proposición